Gestionar cookies
Ir arriba

Política de Malasia

Viajes a Malasia | Política

Malasia es una monarquía constitucional. El rey, con un rol meramente representativo, es elegido en un sistema rotativo por 9 de los 13 sultanes que lideran los estados federales. Este procedimiento electoral del jefe de Estado es único en el mundo.

El parlamento se compone de dos cámaras, el Senado y la Casa de Representantes. Este último consta de 222 miembros electos y nombra al Primer Ministro según ocurrió por última vez en Marzo 2020. Desde entonces, Muhyiddin Yassin del Partido de los Pueblos Indígenas de Malasia (Bersatu) cumple con su primer mandato.

Malasia es miembro de diferentes organizaciones internacionales como las Naciones Unidas (ONU), la UNESCO y hasta fue miembro fundador de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Bajo mandato británico al final de una larga historia colonial, Malasia adquirió independencia en 1957. The United Malays National Organization (UMNO) intentó desde el principio integrar las distintas etnias del país, pero sobre todo los malasios nativos pronto se sintieron arrollados por la comunidad china que usaba su poderío comercial para extender su influencia a las arcas públicas. Como consecuencia, Malasia vivió unos violentos enfrentamientos callejeros en 1969. La incidencia fue insólita hasta el día de hoy y los intereses, aunque sigan divididos entre los grupos étnicos, volvieron a debatirse en el parlamento. En teoría se han otorgado derechos especiales a la mayoría de los malasios. En la práctica, el poder absoluto de Barisan Nasional (BN), el sucesor de la UMNO, dio lugar a la consolidación del status quo. La gota que colmó el vaso fue en 1998 la detención de Anwar Ibrahim, el popular vice-ministro disidente, por presuntos cargos de conducta inmoral y de corrupción. Desde entonces, la oposición está ganando cada vez más fuerza.