Ir arriba

Viajes a Malasia | Comida

La gastronomía por su parte, supone uno de los mayores atractivos del país. En España nos gusta comer bien, pero a pesar de la variedad de nuestra cocina, no estamos acostumbrados a encontrarnos en cualquier momento del día con la posibilidad de disfrutar de un universo de sabores. En Malasia eso es posible gracias a los innumerables puestos ambulantes que ofrecen el famoso street food (comida de calle), los ingeniosos tabiques junto a las carreteras y los restaurantes fusión que poco a poco empiezan a aparecer en las revistas de renombre internacional.

En la edad media, comerciantes chinos anclaron en los puertos malayos de la ruta de las especias mezclando sus ricas tradiciones culinarias con aquellas de otros inmigrantes, por ejemplo de la India, e incluso con la de los propios Malayos.  Esta herencia hoy se refleja en un sinfín de platos combinados que juegan con los contrastes de los sabores y consiguen un perfecto equilibrio sensorial. A la base de arroz pastoso o tallarines al wok, se añade carne, pescado o marisco adobado en una salsa aromática.  Las más sencillas son variaciones de curry, las más sofisticadas mezclan toques de cilantro, menta, citronela, pastas de pescado seco, leche de coco, hojas de vainilla e innumerables delicias más. Como os podéis imaginar, para dar una imagen medianamente fiel de la comida malaya, habría que escribir libros enteros. Sin embargo, hay algunos platos que casi se  pueden considerar como platos nacionales, como el Nasi Lemak, arroz empapado en agua de coco y servido con Sambai, una salsa de chilli picante, pepino, cacahuetes y un huevo cocido.

Receta: bollos ingleses de las montañas de Cameron

En las montañas de Cameron, la Malasia colonial está también muy presente cuando se trata de comida. En las tierras altas y frías, el tradicional té de la tarde inglesa ofrece un respiro popular para los residentes y turistas, y que mejor acompañamiento que un par de bollos con mermelada de fresa, mezclando tradicionalismo inglés con las famosas fresas de la zona. Os ayudamos a preparar la receta.

Ingredientes: 

Scones Receta.jpg

  • 170g de mantequilla
  • 500g de harina
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos grandes
  • 4 cucharaditas de leche
  • Un chorrito de aceite

Preparación:

En primer lugar, precalentar el horno a 200 grados. A continuación, mezclar la harina, el polvo de hornear, el azúcar y la sal hasta obtener una masa homogénea. Hacer un agujero en el medio de la masa para añadir los huevos y la leche. Para hacer la masa más flexible, puedes agregar un poco de leche y aceite. Mezclar hasta crear una masa uniforme y colocar en el frigorífico durante 15 minutos.

A continuación, sacar la masa y estirar hasta un grosor de 2 a 3 cm y hacer piezas circulares de 6cm. La mejor opción es colocar sobre papel para hornear y meter al horno durante unos 15- 18 minutos. Si lo deseas, puedes agregar un poco de fruta a la masa o colocarlos encima, como prefieras. Sin embargo, “El Guardián” aconseja dejar los bollos como son.

Para comerlos, se cortan por la mitad y cada lado se cubre primero con crema batida y luego con mermelada de fresas ¡Al mejor estilo de Cameron Highlands!

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.